Redes sociales







miércoles, 16 de enero de 2013

Le cinemà.


Desde pequeña, he visto películas, más que series.
Tal vez, sea por eso que, cogí el hábito de ver películas seguidas pero nunca series.
Para mí, es inevitable no poder continuar una serie o, tardar más de 3 meses en ver solo una temporada.
A medida que fui creciendo  descubrí subgéneros de terror, distintos a los de la televisión, me interesé más por el cine independiente, el de drama, y el de autor, y, me convertí, en una casi cinéfila adolescente.

Debido a eso, nunca he admitido, el ver una película obligada. Es por ello que, cuando nos ponían una película en clase, prestaba la más mínima atención, y, si me parecía interesante, esperaba a llegar a casa, para verla tranquila.

Puedo admitir que, pongan una película al final de un trimestre  al final del curso o, para enseñar mediante la película, un tema concreto, que se esté explicando. (Como cuando eras pequeño y te ponían las cintas de vídeo de erase una vez el cuerpo humano.) Lo que no puedo admitir es, la idea preconcebida de, hacer un resumen de una película, porque faltaste a un día de clase.

La película, La Red Social. Mala como ella sola. Sin sentido. Sin sentimientos. Y, más que resumen de una carilla con lo que me ha aportado en mi vida, la película del creador de Facebook, me salía una crítica en contra de esta.

Conclusión: Fotogramas y Cinemanía, trabajarán esta noche por mi.

PD: No terminé de ver la película. Me quedé en el minuto 18.

1 comentario:

Butterflied dijo...

No sé si llego a tiempo, nena, pero... ¿Por qué no haces precisamente el trabajo sobre cómo y por qué dejaste de ver la peli al minuto 18? Supongo que se trataba de resumir lo que habías visto en la peli y hacer un crítica, ¿no? Pues eso, le das caña y expones todas tus razones. Yo creo que si lo argumentas bien, te deberían poner buena nota y valorar que tengas tus propios principios... Y si no llego a tiempo y te vuelve a pasar otra vez, ¡dales caña! ;)